Andrea Martinetti se vale de diferentes elementos para expresarse de una manera original. Emplea la intensidad de los colores primarios como forma ineludible de resaltar su energía. La obra celebra un tiempo contemporáneo, imponiendo su presencia a través de rojos, azules y amarillos.

Presenta trabajos sobre tablas incorporando pequeños elementos: arandelas, hilos, cadenas, tuercas, resortes, chapas, que muy probablemente hayan tenido una cotidiana finalidad actuando por separado, pero en conjunto, transfieren el poder artístico a la imagen. Dejan de ser elementos perdidos y son rescatados para trasladar su significado a una imagen poética.

Esta particular forma de trabajar recuperando diminutos objetos, es su manera de transmitir humanidad. Valora el acto de la creación destacando la presencia de las mínimas cosas que nos acompañan en la vida.

Las obras de Andrea Martinetti son objetos constructivos resueltos con sensibilidad e inteligencia. Aquellos fragmentos, partes o piezas que provienen de un mundo fraccionado, hoy se unen en una promesa de utilidad.

 

Septiembre 2001
Lic. Julio Sapollnik

Crítico de arte